01-800002-75-00

Ecología

¿Cómo benefician los paneles solares al entorno?

En la actualidad las energías renovables son una alternativa para generar electricidad a menor costo y sin contaminar; asimismo son una opción ideal para cuidar los recursos naturales sin dañar el ambiente. Un ejemplo de energía renovable es la energía solar, con la cual se puede producir electricidad a través de mecanismos diseñados específicamente para captar las ondas producidas por los rayos solares, estos dispositivos son conocidos como paneles solares.

Un panel solar es un sistema que convierte la luz del día en energía eléctrica renovable, este mecanismo está compuesto por un conjunto de celdas conectadas entre si, las cuales son conocidas como celdas fotovoltaicas o celdas solares.

Estas celdas están diseñadas con silicio cristalino, el cual es un material que forma parte de los elementos denominados metaloides o semimetales y tiene la capacidad de almacenar las ondas de luz generadas por el sol, ya que actúa como un semiconductor de electricidad que permite controlar la energía producida por los fotones al tener contacto con él.

Existen tres tipos de panales solares: térmicos, fotovoltaicos y termodinámicos, los cuales se diferencian por su capacidad de producir energía, por su complejidad en su manipulación y por la manera de captar los fotones según el estado meteorológico; asimismo se dividen en categorías que van desde 50, 80 o hasta 120 vatios, lo cual se refiere a la cantidad de energía que se produce al día.

Los paneles solares son limpios, silenciosos y no dañan al ambiente; gracias a ellos se genera un ahorro de energía considerable, lo cual se ve reflejado en la economía a largo plazo; su mantenimiento es mínimo lo cual ayuda a que el sistema tenga una vida útil de entre 20 y 30 años, además no necesitan de cuidados complejos.

Asimismo, la energía producida por paneles solares ayuda a reducir los gases de efecto invernadero y a disminuir el cambio climático; incluso genera una menor dependencia a otras fuentes de energía que no son renovables y que causan daños severos al medio ambiente; por otra parte, fomenta el desarrollo rural, ya que además de aportar estos beneficios mejora la calidad de vida de los habitantes de esas zonas.